C/ Costa i Cuxart, 5 - 08031 BARCELONA - Tel. 93 340 16 16 - email: mimir@lafontdemimir.cat

viernes, 23 de junio de 2017

Reseña de “Cáscara de nuez” de Ian McEwan


TÍTULO: Cáscara de nuez
AUTOR: Ian McEwan
EDITORIAL: Anagrama

SINOPSIS
Trudy mantiene una relación adúltera con Claude, hermano de su marido John. Éste, poeta y editor de poesía, es un soñador depresivo con tendencia a la obesidad cuyo matrimonio se está desintegrando. Claude es más pragmático y trabaja en negocios inmobiliarios. La pareja de amantes concibe un plan: asesinar a John envenenándolo. El motivo: una mansión georgiana valorada en unos ocho millones de libras que, si John muere, heredará Trudy.
Pero resulta que hay un testigo de esta maquinación criminal: el feto que Trudy lleva en sus entrañas. Y en una pirueta de triple salto mortal que parece imposible de sostener pero le sale redonda, McEwan convierte al feto –al que todavía no han puesto nombre porque no ha nacido– en el narrador de la novela, desde la primera página hasta la última.
Lo que sigue es una mezcla genial de comedia negra, trama detectivesca y astuta reescritura intrauterina de un gran clásico, por cuyas páginas asoman también una joven poetisa amante de John y una bregada inspectora de policía. Pero además de observar desde primera fila los preparativos del asesinato de su padre a manos de su madre, el feto filosofa sobre el mundo y la vida, lanza preguntas incómodas y se lo cuestiona todo, mientras las copas de vino –y alguna bebida de más graduación– que bebe su madre tienen efectos mareantes sobre él.
Jugando con un narrador inaudito, Ian McEwan plantea un audaz experimento literario que es un auténtico tour de force sólo al alcance de un escritor superdotado. Y el resultado es una novela redonda que avanza con el palpitante ritmo de un thriller, trufada del mejor humor británico.

OPINIÓN
‹‹Querido padre: Antes de que mueras, me gustaría decirte algo. No tenemos mucho tiempo. Mucho menos del que piensas, así que perdóname que vaya al grano››.
Ian McEwan vuelve a sorprenderme, tras Expiación no habían regresado a su voz y carácter único, y fue la recomendación de otro librero, mientras charlaba con David Martí en su programa literario de Ràdio 4, que escuché por primera vez el título: Cáscara de nuez. Inevitablemente me retrotrajo El universo en una cáscara de nuez, de Stephen Hawking, lectura adolescente, en mi época pre-universitaria. Y me atrajo la idea de que un nonato pudiera ser el narrador de una historia adulta, de una trama maliciosa, de un thriller con cuerpo incluido. Cómo lograría tal hazaña McEwan, era uno de los interrogantes que martilleaban mis sienes tal escuchar la crítica del librero, así que, decidida, lo recomendé en el club de lectura que organizo en La Font de Mimir y me zambullí en su lectura, en el útero materno, en las sensaciones sin experiencia más allá del líquido amniótico.
‹‹Permanezco despierto, escucho, aprendo. Temprano esta mañana, menos de una hora antes del alba, ha surgido un tema más profundo de lo habitual. A través de los huesos de mi madre me ha llegado un mal sueño disfrazado de disertación formal. El estado del mundo››.
Con la excusa de hablarnos de una trama de asesinato, de una traición Shakespiriana al más puro estilo de Hamlet, su autor nos ofrece una visión global del panorama actual. Pues sí, el narrador es un bebé no-nacido, pero no por ello está desinformado, puesto que su madre es adicta a los podcast y la radio, y duerme enchufada a la historia y la actualidad.
Sin querer hacer spoiler, el lector advierte que la historia no puede terminar bien, que la trama se desarrolla y precipita hacia un final inapelable. McEwan, como en Expiación, nos habla de la condición humana, de sus pasiones, deseos, temores… Y especialmente, del pensamiento convertido en acto, de las decisiones que determinan nuestro futuro, así como el de aquellos que están unidos a nosotros. ¿Y qué unión más fuerte puede existir que la de un  nonato con su madre?
‹‹Regreso al útero como si volviese de un largo viaje. Nada ha cambiado en el balcón, excepto que estoy un poco bebido. Como para darme la bienvenida, Trudy se sirve el resto de la botella. Los cubitos ya no están fríos, el vino está casi tibio, pero hace bien, más vale apurarlo ahora. No se conservará››.
Resulta curioso ver cómo una consciencia que no ha visto jamás el cielo puede hablar del azul, o describir el rostro de su madre a través de los poemas de su padre. También he de aplaudir al autor por la ironía con que trata el sexo y la ansia hacia el otro, que puede llegar a ser más peligrosa que una droga dura, creando vínculos difíciles de romper, idiotizando al más lumbreras, y que lo mejor de todo ello sea la visión de aquél que se ve con el miembro del amante de su madre a pocos centímetros de su blando cráneo.
En esta novela no existen buenos-buenos ni malos-malos, sino personas de carne y hueso, con sus rencores y envidias, con sus anhelos y pesares. ¿Qué seríamos capaces de hacer por desquite? ¿Cómo nos sentiríamos tras acometer nuestra venganza? ¿Qué puede hacer un bebé no nacido por evitar la muerte de su padre a manos de su madre y su amante?
‹‹Un brindis al amor y por ende a la muerte, a Eros y a Tánatos. Parece ser un hecho de la vida intelectual que cuando dos conceptos están muy alejados o son opuestos se dice que están estrechamente ligados››.
Recomendada a aquellos que disfruten de los thrillers y las emociones humanas; para quien quiera pensar y leer una obra bien escrita y trazada; para lectores que no teman a los narradores fuera de lo común ni al sarcasmo cultivado.

Isabel del Río, Abril 2017
http://www.laodiseadelcuentista.blogspot.com

miércoles, 14 de junio de 2017

Club de Lectura con Marc Pastor

Ayer nos reunimos con el Club de Lectura para comentar "Farishta" con su autor, Marc Pastor, quien nos sumergió en su universo propio y personajes. 
¡Una novela muy recomendable con un mundo altamente adictivo!

En julio celebraremos el último encuentro de la temporada, pero volveremos en octubre. Si queréis conocernos, apuntaros y hablar sobre libros, no dudéis en pasar por la librería en la próxima reunión (gratuito y abierto).

Isabel del Río




Libros sobre Raw-Food, Súper alimentos y bebidas sin alcohol


Hoy quiero hablaros de otro tipo de libros que también ocupan gran parte de mis estanterías, hasta el punto de haber puesto una en la cocina. Estos son títulos que nos ayudan a mejorar nuestra salud, a gozar de más energía, a estar más bellos, y todo con más conciencia natural y planetaria.
Como terapeuta holística, que ve al ser humano como un todo que integra sus aspectos físico, psíquico, emocional y espiritual, he aprendido que la mayoría de problemas de salud, incluso mentales y emocionales, así como las alergias e intolerancias que hoy en día se están convirtiendo en una auténtica plaga, es a partir de un cambio de hábitos, especialmente en el ámbito nutricional.


Son muchas las personas que vienen a mí porque quieren adelgazar o subir de peso, porque se sienten apáticos o faltos de vitalidad, porque están de mal humor o tristes, por problemas de piel, caída del cabello, y un largo etc. Y normalmente, cuando repasamos sus hábitos, la persona comprende que más que hacer una dieta estricta o tomar una serie de suplementos vitamínicos o remedios milagrosos, a veces sólo es necesario aprender a comer y respirar. A comer en el sentido de aprender qué comemos y cómo lo hacemos, es decir, qué nos aporta cada alimento, de dónde sacamos realmente las proteínas, vitaminas, minerales, carbohidratos, ácidos grasos… que necesitamos para que nuestro organismo esté en óptimo estado. Pero también si lo hacemos con prisas o a deshora, o abusamos de un tipo de alimento en detrimento de otro.
En cuanto al respirar, es uno de los fundamentos de la terapia, pues normalmente respiramos a medio rendimiento y nuestras células están poco oxigenadas, nuestro organismo vive medio ahogado, además de contaminado por la polución. Por lo que salir y disfrutar de la naturaleza, del aire de la montaña, y el contacto con el mar, los ríos y la vegetación, es algo que nos renueva por fuera y por dentro. Además, si lo hacemos en primavera, por mucho que creamos que puede causarnos alergias, nos inmunizaremos contra las enfermedades del próximo invierno.
Llevo casi quince años siendo vegetariana y, en ese tiempo, he tenido temporadas veganas y muchos veranos me he dado al crudi-veganismo, una manera sana y natural de depurar nuestro organismo, a la vez que le ofrecemos toda la hidratación y elementos esenciales para pasar saludables las altas temperaturas. Por ello, cuando llegaron a mis manos tres de estos libros, me enamoré al instante.
El primer libro, Raw Food Anti-Aging. La cocina de la longevidad: salud, vitalidad, conciencia y belleza, de Consol Rodriguez, llevaba en mi lista desde el
pasado Sant Jordi, y es un libro lleno de color y sabor vegetal, que nos introduce a la alimentación crudi-vegana o raw-food. Es decir, la cocina de verduras, algas, frutas, hongos, cereales, legumbres, frutos secos y semillas sin utilizar calor, o al menos lo mínimo posible, para consumirlos de la manera menos elaborada posible y así aprovechar al máximo sus propiedades.

TÍTULO: Raw Food Anti-Aging. La cocina de la longevidad: salud, vitalidad, conciencia y belleza
AUTOR: Consol Rodriguez
EDITORIAL: Urano

El segundo, Espiritual Chef. Alimentos esenciales del alma, de Javier Medvedovsky, tiene un espíritu semejante, es decir, también nos habla de la alimentación viva, pero además de hacerlo desde el punto de vista de la salud, lo hace desde un punto más armónico con la naturaleza y la espiritualidad. Con él aprenderemos desde hacer “leches” vegetales caseras y germinados, al increíble “Rejuvelac”, así como quesos totalmente veganos.

TÍTULO: Espiritual Chef. Alimentos esenciales del alma
AUTOR: Javier Medvedovsky
EDITORIAL: Urano

El tercer libro que comentaba es una revisión de los llamados Súper-alimentos, una serie de alimentos vegetales que, en conjunto, son la panacea para una vida sana y longeva. En Los 10 súper alimentos verdaderos, de Carlota Máñez y Mónica Carreira, encontraremos desde una definición de cada uno de ellos, a una práctica tabla nutricional, cómo introducirlos en nuestra vida y dieta, así como recetas y remedios caseros de lo más sencillos.

TÍTULO: Los 10 súper alimentos verdaderos
AUTOR: Carlota Máñez y Mónica Carreira
EDITORIAL: Cooked (Urano)

Y finalmente, también quiero hablar de un libro que me hubiera encantado tener cuando estuve embarazada, así como en la lactancia. No es que beba alcohol de forma asidua, pero alguna cervecita con los amigos siempre gusta tomar, y es una de esas cosas a las que renuncié, más que gustosa, cuando Max estaba en camino y cuando nació. Pero a veces se hace complicado porque no sabes qué beber en esas cenas y reuniones sociales, por lo que este libro me parece fundamental en esta etapa, pero también para aquellos que nos gustan las bebidas deliciosas sin necesidad de que contengan gradación alcohólica. Meritxell Falgueras nos presenta Qué beber cuando no bebes, un título que nos habla de las bebidas sin alcohol, sí, pero también de trucos de belleza y salud, así como deliciosos brebajes con frutas, cacao, plantas…

TÍTULO: Qué beber cuando no bebes
AUTOR: Meritxell Falgueras
EDITORIAL: Cooked (Urano)

Todos ellos, libros ideales para las fechas veraniegas, pues no sólo ayudarán a que nos mantengamos hidratados, como comentaba antes, y nos depuraremos de forma natural, con una piel radiante y un pelo fuerte y brillante, sino que además nos permitirá prepararnos para el frío, ayudando a nuestro sistema inmune. Y nunca viene mal tener a mano unas cuantas recetas que nos permitan preparar platos y bebidas deliciosas sin fuego, ni encender el horno.
Recomendados a aquellos que quieran aprender más sobre nutrición y salud; para los cocinillas y los que estén experimentando; para quien quiera estar más sano, alegre, vital y guapísimo; para disfrutar del reino vegetal con una sonrisa, mucho color y sabor.

Isabel del Río, Abril 2017
http://www.laodiseadelcuentista.blogspot.com


jueves, 8 de junio de 2017

NEWS Activitats de La Font de Mimir: maig-juny 2017


Després de portar la tovallola de dalt a baix pel dia de l'orgull friki i descobrir els secrets de la ciència ficció, la fantasia i el terror en clau d'humor amb el nostre 'Més que un Club!', acompanyats pel Sergi Escolano, l’Hugo Camacho i el Sergi Álvarez, ens endinsem al juny amb ganes de descobrir les històries que ens acompanyaran durant l'estiu.
Al maig vam iniciar nous projectes, com el Club de Fans de l'August i els monstres, una reunió lectora molt especial entre nanos apassionats d'aquest personatge i les seves aventures. I ens acomiadem fins al curs que ve del Mini-Club de Joc.
Aquest mes diem fins aviat a les nostres activitats infantils amb un Conta Contes especial per als més petits, de 0 a 3 anys. I també tindrem el nostre últim 'Més que un Club!' amb la continuació de la xerrada sobre ciència ficció i humor que vam iniciar amb 42: el sentit de l'humor, de la fantasia i de tota la resta.
Us avisem que, a partir del 10 de juny, ja no obrirem els dissabtes fins al setembre.
• Dissabte 10 a les 12.00h Conta Contes: Del bressol a la lluna! Per a infants de 0 a 3 anys.
• Dimarts 13 a les 18.30h Club de Lectura. Comentarem: Farishta, d’en Marc Pastor (Catedral), i molts títols més.
• Divendres 16 a les 19.00h 'Més que un Club!': Segona part de la xerrada 42: el sentit de l'humor, de la fantasia i de tota la resta.

Vols rebre les nostres novetats abans que ningú? T'agradaria participar en les nostres taules rodones, trobades amb autors i club de lectura? Escriu-nos a mimir@lafontdemimir.cat / isabel@lafontdemimir.cat, o visita'ns C/ Costa i Cuxart núm. 5.

Isabel del Río
Relacions Públiques i Dinamitzadora Cultural
@FONTMIMIR

miércoles, 7 de junio de 2017

Entrevista a Paz Castelló


Paz Castelló (Alicante, 1970). Licenciada en Derecho, cuenta con una dilatada carrera profesional en el sector de la comunicación. Ha trabajado para la Cadena SER, Onda Cero, Ràdio 9, así como para instituciones públicas y empresas privadas como Responsable de Prensa y Relaciones Externas.
Escribe desde niña. En 2009 decidió publicar sus textos a través de su web www.pazcastello.com. A partir de ese momento, sus letras llegaron a todos los rincones del mundo, convirtiéndose en virales.
Actualmente compagina la escritura con su trabajo en el sector de la comunicación. Su primera novela, La muerte del 9, se publicó en 2013.

ENTREVISTA
¿Quién te inició en el mundo de los libros?
El primer recuerdo que tengo, ligado a los libros, es el de ir de la mano de mi padre por un rastro de antigüedades y comprar un libro. Yo debía tener unos seis años. Aún conservo ese libro. Fui una niña introvertida y me gustaban las bibliotecas, así que supongo que desde siempre el mundo de los libros ha sido mi hábitat natural.
¿Puedes nombrar algún título que recuerdes de tu infancia con especial cariño?
Aquel libro que me compró mi padre en el rastro a principios de los años 70.  Su título es Lecturas de Oro, editado en 1944 por Editorial Escuela Española, por entonces ya era una antigüedad, imagínate hoy. Después vinieron otros muchos, por ejemplo los libros de poemas de Gloria Fuertes, El Principito o Viento del Este, viento del Oeste,  de la Premio Nobel, Pearl S. Buck, que leí a los 12 años.
¿Cuándo empezaste a escribir? ¿Cómo decidiste que querías ser escritora?
Tengo conciencia de escribir desde siempre. Empecé escribiendo diarios con 8 o 9 años. Con 12 escribí, de mi puño y letra, mi primer libro de poemas. Me inicié primero en la poesía y después en los relatos cortos. La primera novela la escribí en 2009.
En realidad no creo que yo decidiera ser escritora, sencillamente nací siéndolo. Otra cosa distinta es decidir profesionalizar esta faceta, por decirlo de alguna manera. Eso se produjo como consecuencia de la crisis que atravesó este país en 2009. Transformé mi página de servicios profesionales de comunicación en un blog literario. A partir de ahí, la magia de internet hizo el resto. Hasta hoy.
¿Cuál es tu método?
No sé si tengo método. Más que tener un método, soy metódica para el trabajo, no para la creatividad. Cada novela la comienzo con una idea general del argumento, pero cada detalle, cada personaje, cada escena, surge día a día. Dejo que la historia evolucione y fluya, no está predeterminada sino viva.
Eso sí, necesito escribir todos los días, a ser posible con el mismo horario y en silencio absoluto. Es algo así como un estado de trance.
¿Puedes decirnos por qué y cómo decides el tipo de personajes, el protagonista y la voz narrativa? ¿Qué te aportan y dónde te restringen?
Depende de la historia que quiera contar en cada momento. Mis personajes son muy libres. Como creadora no me permito juzgarlos. Creo que eso los castraría y perderían autenticidad. De alguna manera todos son parte de mí, los bondadosos y los perversos. Soy tremendamente observadora. Vivo fijándome en las personas, sus gestos, sus reacciones, sus sentimientos… Me ayuda mucho recoger en mis personajes las realidades de otras personas. Eso también me enriquece, no sólo como escritora, sino también como persona. Este ejercicio de observación y comprensión de determinadas formas de pensar y actuar, sin juzgar, me ha enseñado a ser más tolerante y empática en la vida.
¿De dónde y por qué surgió la idea de Mi nombre escrito en la puerta de un váter?
Surgió de mi propia experiencia como escritora, de mi frustración durante ocho años dedicándome a escribir y sin apenas oportunidades para publicar por ser desconocida para el gran público. Sin embargo, mientras yo tocaba las puertas de las editoriales importantes de este país sin resultados positivos, los famosos de la televisión publicaban casi con obscenidad. Eso me hizo plantearme la historia de Mauro, que no es más que la voz de los escritores sin voz.
El lector se sorprende ante el giro brusco que hay entre la primera y la segunda parte. ¿Cuál es el motivo? ¿Qué te ha permitido jugar con este golpe de efecto y cambio de registro?
Me gusta sorprender a los lectores porque cuando soy yo la lectora quiero que me sorprendan. Por eso aposté por este golpe de efecto a mitad de la novela. Además, al estructurar la novela en dos partes, con dos puntos de vista distintos de la misma historia, me ha permitido contar una misma realidad desde dos percepciones distintas. La vida no es plana, los hechos tienen tantas versiones como personas que los perciben.
Los personajes de la novela son magnéticos y muy realistas, caras que podemos reconocer entre la gente que vemos en nuestro día a día. ¿Cuánto de Mauro hay en Paz? ¿Y el resto de personajes? ¿De dónde sacas la inspiración para tus personajes y su voz?
El sentimiento de frustración de Mauro es todo mío. De hecho quise que la vida personal de Mauro fuera totalmente diferente a la mía para evitar que el personaje se mimetizara al cien por cien conmigo. Pero la novela habla de la amargura que sufre un escritor cuando es ignorado. Eso lo he vivido yo en primera persona y es lo que quise que Mauro contara por mí.
El resto de personajes son fruto de la observación. La vida real está llena de personajes de novela.
Prostitutas, presentadores de televisión, libreros, loros maleducados, madres sacrificadas… Un retrato de nuestra sociedad actual en un buen abanico de variables posibles. ¿Cuál sería el mensaje de fondo de tu novela?
El mensaje de fondo es que los sueños se cumplen y que el amor es la fuerza que mueve el mundo. En realidad la novela es una gran historia de amor. Todas las decisiones que toma Mauro son motivadas por el amor, bien a la literatura, bien a Cristina y a Olvido.

¿Qué crees que debe aportar la literatura a un lector? ¿Y a la sociedad?
Creo que debe aportar lo que el lector esté buscando. Quiero decir que, si un lector pretende distraerse, sin más, la historia debe cumplir su cometido. Si busca algo más profundo, también debe poder encontrar libros que le satisfagan. Hay literatura para cada lector y para cada momento, pero siempre dentro de unos criterios de calidad. La literatura es una forma de expresión artística y el arte está para hacer un poco más agradable nuestras vidas.
¿Cuál es el papel del escritor en la actualidad? ¿Y la del editor?
El papel del escritor en la actualidad es el mismo que el que ha sido siempre: crear. Es nuestra  grata condena. Todo el que escriba entenderá qué quiero decir con esto. No podemos dejar de hacerlo.
Con respecto al editor, creo que el sector editorial debería reflexionar acerca de qué es lo que quiere, hacia dónde va y qué está ocurriendo en este país con respecto a lo que se publica y se comercializa. La literatura no debería tratarse como un producto cualquiera. Siempre digo que se debería convertir a los escritores de verdad en productos, y no a los productos televisivos y mediáticos en escritores, porque lo primero es posible y rentable, lo segundo es vender una mentira.
¿Qué es más difícil: publicar o llegar al lector?
Sin duda publicar. Yo llegué a mis lectores mucho antes de publicar. Afortunadamente, vivimos en la era de Internet y hay muchas formas de llegar a los lectores. Publicar en España es una tarea muy complicada si tu única carta de presentación es tu trabajo y tu talento. Lamento decirlo pero es la realidad.
¿Cuál sería tu autor de referencia?
Sería injusto nombrar uno sólo. Siempre digo que mi autor preferido es el del último libro que me he leído, porque todos me aportan algo nuevo, incluso los que no me han gustado.
¿Qué géneros lees?
Fundamentalmente thriller, aunque si la historia es buena y está bien contada, no me cierro a ningún género.
¿Nos puedes recomendar algún título?
Ahora estoy leyendo El objetivo del crimen, de Xulio Ricardo Trigo, y me está gustando muchísimo.

Link a la reseña de Mi nombre escrito en la puerta de un váter:

Isabel del Río, Marzo 2017

lunes, 29 de mayo de 2017

Entrevista a Sergi Álvarez, Sergi Escolano y Hugo Camacho en ‘Més que un Club!’

Con motivo del día del orgullo friki, hemos organizado una charla sobre ciencia ficción, fantasía, terror y bizarro, bien macerada con grandes dosis de humor, a la que la etiqueta freak le cae como un guante.
42: el sentido del humor, la fantasía y todo lo demás.


Y como no, pillé a los autores/editor por banda y los pasé por el tercer grado para conocer su opinión sobre algunas cuestiones referentes a literatura, género y otros menesteres.
¿Os apetece descubrir sus respuestas y recomendaciones?

SERGI ÁLVAREZ
Sergi Álvarez nació en 1975 y aunque no lo parezca, no fue un niño probeta.
Después de probar fortuna luchando contra el crimen sin que jamás le dieran las gracias, dio un ultimátum al gobierno: o le ponían una señal luminosa como la de Batman, o dejaba el oficio de justiciero nocturno y se hacía escritor.
En 2016 publicó las novelas Nunca digas vodka, nunca jamás y su spin-up McGuffin contra el defecador del hoyo ocho para la editorial Orciny Press, y la novela gráfica Cuentas pendientes para Astiberri Ediciones.
A día de hoy, se sabe que ha rechazado el premio Nobel dos veces y el Pulitzer cuatro porque «le daba pereza» ponerse corbata.
En sus ratos libres caza gamusinos.
Si queréis saber más, buscad en la wiquipedia:

SEGIO ESCOLANO
Sergi Escolano (Barcelona, 1972) es un hábil pseudónimo tras el que se esconde Sergi Escolano. Se licenció en Física Teórica pero actualmente se gana la vida como mercenario informático, aunque en sus ratos libres ha hecho apaños como guionista y escritor para clientes variopintos: El Jueves, El Terrat, TVE, Universitat Rovira i Virgili, Punset (no, no tuvo nada que ver con el anuncio del pan de molde)...
Y además de eso a veces le ha dado por escribir libros.
En el año 2004 publica el El virus Elvis, libro de relatos en catalán que obtuvo un gran éxito de crítica y ventas en su casa (el autor compró 200 ejemplares que aún guarda en un trastero) pero no tanto en el resto del mundo.
En 2008, por encargo de El Terrat y el Colegio de Ingenieros Industriales de Catalunya, junto a Júlia Cot escribe el libro Somien els enginyers amb ovelles hidràuliques?, el diario de un loco ingeniero cuyos logros han sido ocultados a la humanidad (inventar una máquina infalible para detectar fueras de juego, reparar el congelador en el que tienen a Walt Disney, diseñar el verdadero Mazinger Z, resolver el porqué de la extraña trayectoria de la bala que mató a Kennedy...).
En 2013 publica Con pecado concebido con la editorial Pez de Plata, la única tan insensata como para editar esta novela de humor apocalíptico.
En 2016 sale en formato digital Los gayumbos de Pablo Iglesias (editorial LcL), una novela corta en la que la ropa interior del fundador de Podemos puede determinar el futuro del país.
En 2017 Pez de Plata vuelve a confiar en él (tal vez influida por cierta cabeza de caballo colocada en la cama del editor) y publica Másters del Multiverso, una novela que en otros universos paralelos ha sido superventas. Esperemos que algún día lo sea también en éste.

HUGO CAMACHO
Sordo postlocutivo y mejor persona, es licenciado en filología inglesa y editor en Orciny Press, donde además ejerce de traductor y hombre orquesta. Ha descubierto que su misión en esta vida es dar a conocer el Bizarro a los lectores de habla hispana, para lo que ha fundado la web CultoBizarro.com. Antes ha sido actor, camarero, empleado en un almacén de mercancías peligrosas, regente de una tienda erótica, parado de larga duración y militante en bandas punk. Escribe ficción especulativa, y sus relatos y artículos han aparecido en revistas como SuperSonicMaelstromCatarsi o Clash, y en antologías como Ilustrofobia (Underbrain), La bruma (Escuela de Fantasía) o Històries de les Terres Albes i antres relats fantàstics y Bestiari (ambos en Edicions SECC). Uno de ellos le ha valido la nominación a los premios Ictineu de literatura fantástica en catalán. Ha escrito un libro de disparadores creativos titulado #EscribeYa, 100 ideas para enfrentarse a la página en blanco, y formado parte del consejo editorial de la revista Catarsi de la Societat Catalana de Ciència-ficció i Fantasia. En 2016 ganó el Premi Ictineu al mejor relato de género fantástico en catalán.
Twitter: @hugonemanarmy

ENTREVISTA
Ciencia ficción, terror, fantasía y bizarro, géneros considerados minoritarios, incluso parias en el mundo literario, con lectores llamados frikis, pero que, en realidad, tiene grandes autores, títulos y verdaderos clásicos.
Vosotros, como autores y editor, ¿qué pensáis al respecto? ¿Creéis que existen géneros/temáticas mejores que otras? ¿Qué significa “literario” en vuestro idioma?
SA. Sí que hay géneros mejores que otros, y esos géneros son los que a ti te gustan. Ni más ni menos. ¿Te gusta la ciencia ficción? Perfecto. ¿Prefieres la novela romántica? Ningún problema. ¿Eres de los que sólo lees novelas existencialistas? ¡Por qué no! La literatura es un juego entre el escritor y el lector. Un juego a distancia con una serie de reglas tácitas que todos conocemos. La primera y principal es el entretenimiento. Luego ya podemos hablar de arte, de calidad literaria, y nos podemos poner todo lo sesudos que queramos. Pero si una lectura no te entretiene, difícilmente te hará reflexionar, fantasear, cambiar tus puntos de vista… Porque cerrarás el libro y se acabó. Yo soy escritor porque siento la necesidad de contar historias y me gustaría que tú, como lector, compartas el amor por ellas.
SE. Desde mi punto de vista sí que hay géneros mejores que otros y son los que a mí me gustan. Pero claro, es desde mi punto de vista y es una opinión totalmente subjetiva. Otro pensará que, al contrario, son los que le gustan a él los géneros buenos y los que me gustan a mí no.
No creo que sean géneros minoritarios o parias. Veamos algunos ejemplos además relacionados con el humor:
Ciencia ficción: La guía del autoestopista galáctico (Douglas Adams), según dice Amazon, ha vendido más de 15 millones de ejemplares en todo el mundo (vale, sí, son 5 libros, pero son muchos ejemplares)
Fantasía: Terry Pratchett, según ITV news, ha vendido más de 70 millones de libros
Por no hablar, fuera del humor, de Stephen King, George R. R. Martin, Michael Ende, George Orwell, Aldoux Huxley, J. K. Rowling, Jorge Luis Borges…
Es una literatura que se vende y con un público muy fiel. Yo me atrevería a decir que el problema está en este país, en el que las editoriales grandes sólo buscan la comercialidad y eso se consigue vendiendo “autores”, no libros. Y esos autores no suelen ser escritores sino famosos, algunos de los cuales ni siquiera han escrito el libro que firman. Y ahí es donde se está perdiendo lo literario. No triunfa la calidad de lo escrito sino la mercadotecnia.
Y ya rizando el rizo está la literatura de humor. Mientras que en otros países tienen autores de humor venerados y superventas (Benni, Pratchett, Adams, Fforde, Moore…) ¿Aquí quién hay? En castellano Mendoza, que para mí es gracioso sólo algunas veces, y en catalán Monzó y Pàmies. ¿Quiere esto decir que no se escribe humor? No. Hay muchos escritores de humor y muy buenos, pero las editoriales grandes no van a arriesgar a publicarlos. Suerte que hay editoriales como Orciny o Pez de Plata.
HC. Yo creo que un género o una temática no puede ser mejor que otro, es como preguntar que qué es mejor, si las Matemáticas o la Física. La respuesta, si pudiese ser lógica, sería «pues depende de para qué las necesites, y fíjate que están relacionadas». Pues con los géneros literarios pasa lo mismo. El problema es que en el mundo de la cultura hay mucho chovinismo y mucho acomplejado que necesita decir que lo suyo es más importante que lo de los demás porque no se atreve a llegar donde llegan los demás. Los escritores y los editores nos tenemos que esforzar en hacer las mejores obras posibles para que lleguen a los lectores, que es el fin último de toda obra literaria, hable de la Segunda Guerra Mundial o de la Tierra Media. Para mí, «literario», si lo queremos usar como sinónimo de «alta literatura», es todo lo que tiene un trabajo detrás que está hecho con el máximo esfuerzo, rigor y saber hacer posible… y que después llega a alguien.
¿Cómo es escribir una historia de ficción, terror, fantasía o bizarro? Y si encima añadimos humor, ¿qué tenemos entre manos?
SA. Escribir cualquier género es un viaje de descubrimiento que empieza mucho antes de la hoja en blanco. Primero debes amar el género, haberlo saboreado. Debes descubrir esas reglas de las que hablaba antes, y las debes descubrir por ti mismo. No vale leer un manual. Hay que leer cientos de libros, ver mucho cine, aprender los cánones de la narración. Y cuando ya los dominas, empezar a jugar con ellos para crear algo propio. A mí me apasiona la novela negra, la ciencia ficción, la fantasía y el terror. Y ahora, con el tiempo, me doy cuenta de que mi trabajo publicado incorpora elementos de todos esos géneros que me han marcado como lector.
Con el humor pasa parecido. Primero debes tener sentido del humor y una personalidad que tiende al inconformismo y la ruptura de tabús. Después debes ser capaz de superar la vergüenza que supone romper esos tabús. El humor es iconoclasta, desvergonzado, un mecanismo que se alimenta de prejuicios y que después eructa sin complejos. El humor sirve para sacudirte las miserias. La risa es un elemento liberador.
Por supuesto, dominar el humor es todo un ejercicio de malabarismos. Es realmente difícil. Es un arte espontáneo y salvaje, y por otra parte supone una capacidad de control muy cerebral. Incorporarlo a cualquier género sin caer en la parodia facilona es todo un reto, pero incluso si decides hacer una parodia facilona resulta exigente. Porque para hacer parodia se debe conocer bien aquello que quieres parodiar.
SE. Yo lo planteo al revés. Empiezo por el humor y luego le añado el género. La ciencia ficción y la fantasía te ofrecen posibilidades infinitas para desarrollar situaciones humorísticas. Tú te creas tus propias reglas (pero, ojo, luego hay que respetarlas) y se te puede ir la olla muchísimo más que con una novela en un entorno “normal”. Y eso para el humor es bueno porque puedes crear situaciones y gags que en la vida real no existirían.
HC. Es que cualquier obra, por muy realista que pretenda ser, no deja de ser ficción. Es un invento de la mente (o mentes) de alguien. Si nosotros mismos moldeamos nuestros recuerdos y los embellecemos o los hacemos más aterradores de lo que eran originariamente, imagínate con las historias. Entonces, el ejercicio de imaginación es muy parecido entre unas y otras. Lo que pasa con los géneros fantásticos es que jugamos con elementos que, o bien no existen a priori, o bien los sacamos de contexto para crear el sentido de la maravilla, dar miedo o lo que queramos. El tema del humor es más complicado, porque como dice Sergi Álvarez, es algo muy serio. Hacer reír es muy difícil y precisa de dominar una serie de técnicas que van más allá del chiste. Volviendo a tu pregunta, tenemos algo que en un principio parece muy sencillo, pero a lo que si le vamos quitando capas nos damos cuenta de que no lo es tanto y hay que trabajarlo.
¿Cómo es hacer de editor para este tipo de autores? ¿Qué es lo mejor y lo peor de trabajar con estos géneros e historias?
SA. Lo mejor es que resulta divertido. Lo pasas bien haciendo lo que te gusta y eso repercute en la obra. El lector nota que mientras escribías esos disparates, estabas disfrutando de verdad.
Lo peor es saber que en un país de cachondos mentales, el humor en la literatura se discrimina. Es una paradoja que no se tome en serio porque la literatura humorística es tan compleja como cualquier otra. Parece que la gente coge un libro y busca la trascendencia inmediata. Creen que una novela cómica no se la va a dar, cuando es posible que lo que estén leyendo sea pura retórica barata o una tomadura de pelo. Después está la crítica, que directamente desprecia todo lo que sugiera una tímida sonrisa, solo porque la Literatura, con mayúscula, debe ser algo seco y atormentado, como corresponde a todo arte. Dios nos libre de pasarlo bien. Eso tampoco ayuda a cambiar la cultura literaria y creo que repercute en que haya menos lectores de los que debería.
Temas, ambientes y personajes controvertidos, irónicos, “raritos”, ¿qué tratáis de mostrar y/o provocar en el lector?
Lo que yo intento es que el lector termine una de mis novelas o de mis relatos con la sensación de que ha leído algo potente, que le ha hecho reflexionar sobre determinados asuntos que a priori son “serios”, pero desde el punto de vista de la ironía. Quiero que dejen atrás ciertos tapujos morales o estéticos, que se rían de todo y de todos, que perciban el absurdo en la realidad que vivimos, que se sientan sinvergüenzas, que dejen de ser políticamente correctos y que  desarrollen su ojo crítico.
Y por supuesto que digan: “¡Qué bien me lo he pasado, coño!”.
SE. Lo mejor es la libertad para crear lo que te dé la gana. Y esa libertad hace que te lo pases muy bien.
Lo peor: que mucha gente es reticente a acercarse a estos géneros y por eso estás perdiendo lectores. Y si encima escribes humor ya es la discriminación total. En este país la literatura de humor es una marginada, porque no se considera seria.
HC. Pues es muy gratificante y muy divertido. Es lo mejor de la profesión, porque luego hay que hacer otros trabajos menos artísticos y más puramente empresariales que no molan tanto. Para mí, lo mejor es el principio y el final: El principio sería el momento de leer un manuscrito, saber que lo vas a editar y entonces trabajar con el autor y ver cómo se le acaba de dar forma. Hay veces que el proceso puede llegar a ser muy divertido, como nos pasó con Nunca digas vodka, nunca jamás, cuyo proceso de corrección estuvo al mismo nivel disparatado que la novela. El final es el momento en el que el libro ya ha pasado por las manos de los lectores y la gente te comenta qué es lo que más le ha gustado y si quiere más. Lo peor es ver que de alguna manera el género esté denostado por el simple hecho de ser fantasista o de provenir de una editorial que es una editorial y no una máquina inhumana de hacer números. Pero bueno, como ya sabemos qué partido estamos jugando, la piel se te hace cada vez más dura y te dan más igual ese tipo de cosas.
Orciny Press empezó publicando autores extranjeros, pero ahora también busca en casa, ¿crees que el nivel es el mismo? ¿Qué le dirías a esos lectores que no se atreven con autores autóctonos?
HC. Eso no es exactamente así. Orciny Press nació para publicar Fantasma, de Laura Lee Bahr, y La casa de arenas movedizas, de Carlton Mellick III, (de ahí la confusión), pero el primer libro que publiqué fue El final del duelo, de Alejandro Marcos Ortega, que es de Alcalá de Henares. Yo creo que el nivel es el mismo, pero quizá lo único que cambia son los apellidos de los escritores y quizá los referentes. Este fin de semana en una feria, una compañera editora me decía de una novela que sabía que se iba a vender más que otras de su catálogo que son rusas o eslavas porque el autor es estadounidense. Yo creo que si alguno de mis autores, en lugar de haber nacido en Alcalá o en L’Hospitalet, hubiesen nacido en Brooklyn o en Manchester, se estarían codeando con gente que aquí tenemos en un pedestal. Así que a los lectores que no se atreven con autores autóctonos les diría que son unos cobardes, pero como eso es un poco feo, mejor decirles que si de los veinte libros que leen al año, deciden darle una oportunidad a alguien de aquí en solo uno de ellos, se sorprenderán y seguramente al año siguiente serán dos o tres de veinte.
Temas, ambientes y personajes controvertidos, irónicos, “raritos”, ¿qué tratáis de mostrar y/o provocar en el lector?
SE. En mi caso lo que quiero provocar en el lector es la risa. No la sonrisa, no, la carcajada. Para provocar la risa hay que sacar toda la artillería. Por eso intento exagerar las situaciones y este tipo de personajes y ambientes me permiten hacerlo de una manera más fácil.
HC. La fantasía y la ciencia ficción buscan despertar el sentido de la maravilla en el lector. Es decir, que se vaya maravillando de las cosas que el escritor le propone para hacerle que siga pasando páginas. En el caso del bizarro, lo que se busca es despertar el sentido del «What the fuck?» o del «¿pero qué carajo?», en español. Es decir, un sentido de la maravilla más continuado y que te obligue a preguntarte qué narices estás leyendo a la vez que te obliga a no poder dejar de leer y que tenga una coherencia interna. Y pasar un buen rato, que la vida ya es lo suficiente mierder como para que encima te lo estén recordando siempre en los libros.
Cuando empezáis a escribir, ¿sabéis a dónde vais u os dejáis llevar por la historia? ¿Os dejáis llevar por el río zen de la imaginación?
SA. Yo normalmente sé a dónde voy. Tengo el desarrollo de la trama en la cabeza (si se trata de un relato), o en un guión o escaleta (si hablamos de novela). Lo de escribir sin tener un mínimo desarrollo previo creo que forma parte de la imaginería romántica del escritor. Un mito en la mayoría de los casos. Además, planificar no quiere decir que no te dejes llevar por la imaginación, muy al contrario. Quiere decir que estás usando esa imaginación para crear algo coherente. La imaginación es un instrumento y se debe educar. Nadie coge un violín y se marca un solo si no ha aprendido a tocar. Bueno, tal vez algún genio. Pero ese no es mi caso, te lo aseguro.
Después, cuando empiezas a escribir hay que soltar un poco las riendas, al menos eso hago yo. Aparecen nuevos personajes que no estaban en la planificación inicial, o una trama nueva que sustituye a otra que pensaste antes de empezar, tu protagonista cambia de sexo, su personalidad cambia y se define mejor… Entonces sí, me dejo llevar buscando la frescura y la espontaneidad. Piensa que la imaginación y la creatividad funcionan por retroalimentación. Cuando estás en faena se disparan, y eso también hay que aprovecharlo.
Escribir y leer este tipo de literatura, ¿ha cambiado algo en vosotros? ¿Qué nos enseña la fantasía, el terror, la ciencia ficción y el bizarro?
Sí, creo que lo que lees, si te ha gustado de verdad es porque te ha hecho replantearte algo. Por lo tanto, lo que yo he mamado literariamente me ha cambiado. Aunque quizás no sea esa la palabra. Más bien me ha “pulido”. He aprendido que la fantasía puede retratar la realidad de modo certero. Todo género fantástico proporciona dos cosas: 1) un portal para evadirte de la realidad en la que vives, y 2) nuevas herramientas para observar con lucidez esa realidad, cuando regresas a ella. El humor además, potencia esa lucidez. Los niños juegan para divertirse, pero aprenden jugando. Los adultos también somos capaces.
SE. Yo cuando empiezo a escribir una novela sé cómo empieza y cómo acaba, pero no tengo ni idea de lo que habrá en el medio. Durante el día se me van ocurriendo tramas, escenas, gags, personajes… y los voy anotando en el móvil. Dejo pasar unos días y veo si esas frases del móvil me siguen pareciendo graciosas. Entonces, ya frente al ordenador intento desarrollar algunas de estas anotaciones. La historia fluye y se va dibujando, casi siempre de manera secuencial. A mí es un método que me funciona. No utilizo escaleta, ni post-its de colores enganchados en la pared, ni mapas de tramas y personajes. Igual si los usara escribiría bien y todo.
HC. Para mí es diferente con cada historia. A veces necesito de un disparador creativo que me impulse a darle vueltas al tarro para escribir una historia con él. A veces una historia fluye y a ti no te queda otra que tratar de teclearla para que no se olvide, y otras veces tienes que hacer un esfuerzo muy grande para llegar a donde quieres llegar. Para mí los procesos son siempre muy distintos. Soy capaz de encallarme durante horas con un microrrelato o parir uno de tres mil palabras en un par de sentadas.
Escribir y leer este tipo de literatura, ¿ha cambiado algo en vosotros? ¿Qué nos enseña la fantasía, el terror, la ciencia ficción y el bizarro?
SE. A mí leer este tipo de literatura me ha hecho desarrollar un sentimiento de admiración por mucha gente. Cuando leo una novela de género bien escrita tiendo a pensar “Joder, qué bien escribe, qué envidia, yo también quiero”. Y esto me suele pasar más con este tipo de géneros que con novelas realistas, porque en estos géneros los autores hacen un alarde de imaginación enorme, que en otro tipo de novelas es muy difícil conseguir. Pueden hacer muy buenas tramas bien cuadradas y sorprendentes, pero no podrán crear mundos nuevos, razas nuevas, tecnología nueva, relaciones nuevas, sistemas políticos nuevos… incluso deportes nuevos.
Y como escritor me ha permitido conocer gente muy interesante, tanto lectores como escritores. Gente apasionada por la literatura que te hacen sentir a gusto en una conversación.
HC. Yo creo que esto siempre ha ido conmigo. Tuve la suerte de que en mi casa no me caparan la imaginación cuando era pequeño y siempre he necesitado estímulos fantásticos. Creo que cuando era pequeño descubrí una serie de cosas que ya me hicieron polvo para el resto de mi vida: el videoclip de Thriller de Michael Jackson, los libros de Jim Botón de Michael Ende, ver a mi padre leer a Asimov, los tebeos de Mortadelo...  Luego crecí un poco y apareció el Dungeons & Dragons, El Señor de los Anillos, el rock y el metal, el cine chungo… Así que cuando descubrí a Mellick III me dije: «¿Pero dónde ha estado este tipo durante toda mi vida?». Entonces, ¿que me ha enseñado todo esto? Que si algo te gusta no le puedes dar la espalda porque eso te hará miserable, y que nunca sabes cuándo vas a acabar intentando ganarte la vida defendiendo tus pasiones. Y que lo mejor que puede hacer el ser humano con su imaginación es alimentarla.
Si tuvierais que recomendarnos dos títulos, para vosotros imprescindibles, dentro de estos géneros, ¿cuáles serían?
SA. No te diré títulos, porque me resulta difícil escoger. Pero si hablamos de humor dentro del género fantástico o de ciencia ficción, mencionaré tres nombres a tener en cuenta y que son fáciles de abordar, tanto por estilo como por temática: Robert Sheckley, Douglas Adams y Terry Pratchet.
SE. No de humor: Ficciones, de Jorge Luis Borges. Leer a Borges te hace sentir vértigo al intentar imaginar sus mundos.
De humor: Tierra, de Stefano Benni. Un autor que no entiendo por qué es casi desconocido aquí. Un nivel de humor sublime.
HC. Empiezo la respuesta con un tópico: ¿Sólo dos? ¡Es es imposible!
Sigo la respuesta barriendo para casa: La casa de arenas movedizas, de Carlton Mellick III, ya que hablamos de bizarro.
Continúo con un clásico: de la misma manera que no se puede entender la historia el Heavy Metal sin Black Sabbath, no se puede entender la historia de la literatura fantástica sin El Señor de los Anillos. Para bien o para mal, es un pilar fundamental que todo lector de estos géneros tiene que leer en algún momento de su vida.
Y termino la respuesta con otro tópico: Si me preguntas mañana, seguramente te diré otros dos.
¿Podéis hablarnos de vuestros próximos proyectos?
SA. Estoy a punto de publicar una novelita breve para El Transbordador que saldrá en la línea Soyuz. Es de humor negro, muy negro y corrosivo. Una maldad con la que he disfrutado mucho. Se titula El silenciador.
También estoy a punto de acabar la corrección de otra novela, también muy incorrecta, algo más ligera y disparatada, cercana al bizarro en algunos aspectos, aunque no sé si la catalogaría como tal. Se titula Alan Smithee no salvó el mundo y me lo he pasado genial escribiéndola.
Con estas dos novelas me he dedicado a trabajar con protagonistas muy canallas y mezquinos. Así que espero que no confundan al autor con los personajes.
Además voy escribiendo relatos y algún artículo para la iniciativa «Inner Circle», de Orciny Press.  Se trata de una idea muy interesante que ha organizado Hugo Camacho para acercar los lectores a los lectores. Pero de eso mejor que te hable él.
Tengo a medias otra novelita muy chalada de los McGuffin, personajes secundarios de Nunca digas vodka, nunca jamás. Ésta la voy trabajando en mis ratos libres, en una libreta. También hay por ahí un ensayo sobre el humor que quiero acabar de pulir este año, donde explico mis puntos de vista, como trabajarlo, las técnicas a usar, etc.
Ah, y luego dos nuevos proyectos que está en fase de planificación. Dos novelas de ciencia ficción. Una muy loca y disparatada, al estilo de Nunca digas vodka, nunca jamás y otra algo más seria, aunque también tenderá al humor.
En fin, que no paro y tengo que ir alternando faena poco a poco.
Voy despacito, pero con paso firme.
SE. Tengo una novela en mente (es decir, sé cómo empieza y cómo acaba, pero no sé qué habrá entremedio) pero todavía no he tenido tiempo de empezar a escribirla. Eso sí, tengo el móvil lleno de anotaciones.
Acabo de iniciar como guionista en un programa de humor y ciencia para TVE2, Órbita Laika.
HC. Mi principal proyecto ahora mismo es acabar de consolidar el Inner Circle de Orciny Press, que es una comunidad alrededor de la editorial en la que se publican contenidos en exclusiva y un relato mensual en torno al cual hay un club de lectura. Es un espacio en el que los lectores pueden interaccionar con la editorial, con los escritores y entre ellos.
También estoy trabajando en Teratoma, la próxima novela de Francisco Jota-Pérez, un par de reediciones, lo próximo de Laura Lee Bahr, una antología terrorífica, otra novela de Pedrolo… ¡Muchas cosas! Y espero sacar algún rato para acabar alguno de mis proyectos personales.

Isabel del Río, Mayo 2017
http://www.laodiseadelcuentista.blogspot.com